La acusación del recorte de fondos a la educación no es más acertado ahora que en el 2014

Gov. Bruce Rauner rallies the Republican faithful at Governor's Day at the Illinois State Fair, Aug. 17, 2016
Gov. Bruce Rauner speaks on Governor's Day at the Illinois State Fair in Springfield on Aug. 17, 2016.
Gov. Bruce Rauner speaks on Governor's Day at the Illinois State Fair in Springfield on Aug. 17, 2016.

PolitiFact Illinois is partnering with Univision Chicago through the Nov. 8 election and presenting some of our work in Spanish.

En agosto del 2014, mientras la carrera entre el ex gobernador Pat Quinn y Bruce Rauner entrara a su máximo nivel, ningún tema era más candente que la acusación del republicano que el demócrata había reducido el gasto en la educación primaria, media y secundaria mientras las finanzas estatales se desvanecían bajo su liderazgo.

Específicamente la campaña de Rauner citó datos del Consejo Estatal de Educación, que mostraba una disminución de los fondos educativos de $7,400 millones en el año fiscal 2009 a $6,800 millones en el año fiscal 2015. Rauner dijo que ello significaba una reducción de $600 millones. Quinn, sin embargo, dijo que su administración de hecho aumentó el presupuesto para la educación durante ese tiempo en $442 millones.

Independientemente de si los fondos para la educación aumentaron o disminuyeron del año fiscal 2009 al año fiscal 2015, depende de si incluimos $1,800 millones en estímulos económicos federales en el cálculo. Rauner lo hizo, Quinn no. El tema nunca se resolvió y pareció desaparecer después de que Rauner derrotó a Quinn en la elección del 2014.  

Entonces llegó el Día del Gobernador en la Feria Estatal de Illinois el pasado 17 de agosto. Rauner no está buscando ser electo este año, pero sí lo está su agenda legislativa. En fecha reciente su fondo de campaña entregó $10 millones al Partido Republicano para apoyar a sus candidatos que están compitiendo contra quienes Rauner describe como la "maquinaria corrupta" de los demócratas. A través del verano, Rauner ha revivido algunos de los temas que fueron parte de su exitosa campaña política hace dos años.

Mientras hablaba ante los seguidores republicanos en los terrenos de la feria previo al Día de la Elección, Rauner recurrió al tema de su campaña en el 2014 para propinar un nuevo golpe al manejo de los fondos para la educación a cargo de los demócratas en Illinois.

"Están estrangulando a nuestro estado. Están ahuyentando los empleos. Están aumentando sus impuestos al nivel más alto del predial en la nación. Están aumentando la burocracia gubernamental en todos lados, aplastando nuestra economía", dijo Rauner a la entusiasta multitud. "Están recortando los fondos para nuestras escuelas. Cuatro veces en los últimos 10 años antes de que yo llegara al gobierno".

Pues aquí vamos de nuevo, casi dos años desde que este debate comenzó, solamente que esta vez el argumento es ampliado para incluir a todos los demócratas de Illinois y rebajado a "cuatro veces" el recorte que éstos hicieron a la educación. Decidimos indagar y descubrir si es verdad.

El estigma del estímulo

La oficina de Rauner nos entregó cifras de la Oficina de Administración y Presupuesto desde el año fiscal 2000 al 2015 (el último año que Illinois tuvo un presupuesto estatal) para ilustrar la tendencia, y dijo que los años aludidos en el discurso son del 2010 al 2013.

Durante esos años, los fondos para la educación primaria, media y secundaria fueron de $7,320 millones a $6,550 millones.

Claramente hay una disminución del presupuesto educativo en ese periodo. ¿Pero fue el resultado de "recortes", como dice Rauner, o porque terminó el dinero del estímulo federal?

La Federación Cívica, respetada organización de vigilancia fiscal del gobierno, abordó la pregunta a través de su Instituto para la Sustentabilidad Fiscal de Illinois, en un reporte en octubre del 2014:

"Los fondos generales gastados en educación en el año fiscal 2010, que muestran los documentos del presupuesto, fueron $7,300 millones, Pero ese número incluye $790.8 millones en fondos federales de estímulo del Acta de Recuperación y Reinversión Americana del 2009. Algunos analistas podrían deducir ese monto para aumentar la comparabilidad, lo cual disminuiría la cifra de fondos generales para el año fiscal 2010 a $6,500 millones. Basados en ese cálculo, el gasto de fondos generales en la educación aumenta $358 millones para llegar a $6,800 millones en el año fiscal 2015. Similarmente, los documentos del presupuesto en el año fiscal 2009 muestran que el gasto en la educación fue de $7,400 millones, pero ese monto incluye $1,000 millones del estímulo federal. Deduciendo esa cantidad resulta en que un gasto de fondos generales de $6,300 millones en el año fiscal 2009 y un aumento de $522 millones, para llegar a $6,800 millones en el año fiscal 2015".

El análisis de la Federación Cívica es imparcial y no ofrece ninguna opinión sobre cuál versión —incluyendo los fondos del estímulo o sin éste— prefiere. Por lo tanto evita escrupulosamente determinar qué cifra es correcta.

Pero el análisis afirma la credibilidad de valorar los fondos para la educación a nivel estatal, en los años posteriores a la recesión, sin los fondos federales de emergencia, diseñados para aliviar la ausencia de recursos para la educación durante la Gran Recesión. Bajo ese criterio, el periodo 2010-2013 que estamos examinando iría de $6,541 millones en el 2010 a $6,550 millones en el 2013. No es un crecimiento robusto, pero no es el estrepitoso declive de $772 millones mostrados cuando el dinero federal del 2010 es incluido.

También existe una pieza de evidencia que respalda el reclamo de Quinn en 2014, de que incrementó los fondos para la educación y apuntala el argumento de Rauner sobre malos manejos del presupuesto estatal por parte de Quinn como gobernador y, en la actualidad, por los demócratas que controlan la Asamblea General.

A mediados del año fiscal 2011, Quinn y la mayoría demócrata pasaron un controversial aumento de impuestos de cuatro años que llevó el gravamen personal de 3 al 5 por ciento y los impuestos corporativos de 4.8 al 7 por ciento. El aumento era para liquidar $6,500 millones en deudas pendientes del estado y prevenir el recorte de servicios básicos, incluyendo educación.

"El gobernador encabezó esa batalla para aumentar los ingresos en el 2011 y permitirnos evitar recortes a la educación", dijo la vocera de la campaña de Quinn, Brooke Anderson, en octubre del 2014 mientras el debate crecía si Quinn había recortado o aumentado los fondos para educación.

El debate sobre ese aumento de impuestos fue un gran componente en la campaña del 2014 al gobierno estatal. Para Rauner fue otra puñalada al corazón de la atribulada economía de Illinois y un síntoma de la ausencia de ideas del partido demócrata para componer las finanzas de Illinois.

Para Quinn fue una decisión impopular pero necesaria, entre otras cosas, para preservar los fondos para educación.

Dos ex directores del presupuesto estatal que contactamos —Steve Schnorf, del gobernador George Ryan de 1997 al 2002; y Joan Walters, quien trabajó para el gobernador Jim Edgar de 1991 al 1997— declinaron una invitación para hablar sobre la cuestión. Pero ambos dieron una pista importante para sacar una conclusión, examinando cómo el dinero del estímulo fue utilizado.

Si fue utilizado para reemplazar fondos perdidos debido a la mala economía, como era su intención, entonces su retiro no debería ser interpretado como un recorte. Si el estado utilizó los fondos del programa o proyectos que hubieran sido insostenibles cuando el dinero desapareció, la conclusión de Rauner entonces sería acertada.

Pero el uso inapropiado de esos fondos nunca fue la cuestión. Las afirmaciones de Rauner durante la campaña hace dos años y nuevamente este año tienen que ver estrictamente con los números.

Nuestra conclusión

Rauner dijo de los demócratas: "Están recortando los fondos para nuestras escuelas. Cuatro veces en los últimos 10 años antes de que yo llegara al gobierno".

La oficina de Rauner dijo que los años referidos en el discurso fueron los años fiscales 2010 al 2013.

Si bien los fondos para educación declinaron en los años fiscales 2010 al 2013, es equivocado decir que ocurrió debido a "recortes".

De hecho, como lo menciona la Federación Cívica y los presupuestos del estado en los años en cuestión, los fondos estatales —que son controlados por la Asamblea General y el gobernador— aumentó ligeramente durante esos cuatro años. Si agregamos los años  fiscales 2009 al 2015, el incremento en fondos estatales a la educación fue de $522 millones.

El antecedente de Quinn debido a su aumento de impuestos en el 2011 es, quizás, la mejor evidencia que respalda su aversión para recortar y en apoyo de su afirmación de que incrementó los fondos para educación

Illinois ha sido durante dos años un campo de batalla filosófico donde los republicanos, encabezados por Rauner, han argumentado que el abismal desempleo del estado es el producto de 12 años de control demócrata del gobierno estatal. Mucho de su argumento ha involucrado las políticas demócratas que ellos creen han hecho de Illinois un lugar hostil para los negocios.

Pero cuando los republicanos reclaman que los demócratas recortaron los fondos para la educación en los últimos años que tuvieron un gobernador, Rauner resucita un alegato que hubiera permanecido enterrado después de que ganó la elección.

Calificamos esta afirmación como Mayormente Falsa.