Recibe PolitiFact en tu buzón.

El gobernador demócrata de Carolina del Norte, Roy Cooper, y la vicepresidenta Kamala Harris se acercan al presidente Joe Biden en el podio tras las declaraciones de Biden durante un acto de campaña en Raleigh, NC, el 26 de marzo de 2024. (AP) El gobernador demócrata de Carolina del Norte, Roy Cooper, y la vicepresidenta Kamala Harris se acercan al presidente Joe Biden en el podio tras las declaraciones de Biden durante un acto de campaña en Raleigh, NC, el 26 de marzo de 2024. (AP)

El gobernador demócrata de Carolina del Norte, Roy Cooper, y la vicepresidenta Kamala Harris se acercan al presidente Joe Biden en el podio tras las declaraciones de Biden durante un acto de campaña en Raleigh, NC, el 26 de marzo de 2024. (AP)

Por Jacob Gardenswartz Junio 20, 2024

SI TIENES POCO TIEMPO

  • Las estimaciones sobre el número de estadounidenses con enfermedades preexistentes varían, pero la mayoría coincide que es alrededor de 100 millones.

  • Quienes consideran exagerada la cifra de 100 millones argumentan que continuarían con otras protecciones federales, pero estas medidas tienen límites y excepciones de cobertura.

¿Qué más quieres que verifiquemos? Escríbenos por WhatsApp y nuestro equipo lo investigará, (813) 260-7595.

¡Sigue nuestro canal en WhatsApp!

La campaña de reelección del presidente Joe Biden busca que los votantes comparen su historial en política de salud con la del expresidente Donald Trump. En mayo, lanzaron un anuncio publicitario dirigido a los votantes de los estados indecisos y a los grupos minoritarios.

En el comercial, titulado "Terminate", Biden ataca al expresidente por sus antiguas promesas de derogar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), también conocida como Obamacare. Además, advierte sobre las consecuencias si Trump vuelve al cargo y nuevamente busca revocar la ACA.

"Eso significaría que más de cien millones de estadounidenses perderían la protección por condiciones preexistentes", dice Biden en el anuncio.

Aca verificamos si eso es cierto.

¿Cuántos estadounidenses viven con enfermedades preexistentes?

La idea de que 100 millones de estadounidenses viven con una o más condiciones preexistentes no es nueva. 

En 2020, cuando Biden era candidato y Trump presidente, ambos estuvieron en un tira y encoge, sobre este tema. Después de que Biden mencionara esta cifra en un debate presidencial, Trump respondió: "No hay 100 millones de personas con condiciones preexistentes".

En ese momento, una verificación de KFF Health NewsPolitiFact HealthCheck encontró un rango bastante amplio de estimaciones —de 54 a 135 millones— sobre el número de estadounidenses con enfermedades preexistentes. 

Las estimaciones más bajas consideran que las "enfermedades preexistentes" son enfermedades crónicas más graves, como el cáncer o la fibrosis quística. Las estimaciones más altas incluyen a personas con problemas de salud más comunes como el asma y la obesidad, y trastornos conductuales como el ocasionado por consumo de sustancias o la depresión.

@politifactenespanol ¡Sigue el canal de WhatsApp de PolitiFact en Español para estar al día de lo que es cierto, falso, engañoso o fuera de contexto! #whatsapp #canales #verificacion #factcheck ♬ Querulous Shred - DJ BAI

El anuncio de Biden de mayo se centra en cuántas personas serían vulnerables, si se perdieran las protecciones para las personas con enfermedades preexistentes. Esta es una cuestión que genera cierto debate. Para entenderlo, hay que desglosar las protecciones establecidas por la ACA y las que existen, por separado.

Antes y después de la ley

Las protecciones de la ACA para las enfermedades preexistentes entraron en vigor en 2014. Antes de esto, las aseguradoras del mercado individual — las personas que compraban cobertura para sí mismas o para sus familias — podían cobrar primas más elevadas a las personas con enfermedades concretas. Así como también restringir la cobertura de procedimientos o medicamentos específicos, establecer límites anuales y de por vida sobre los beneficios o negar la cobertura. 

"Las compañías de seguros utilizaban una serie de prácticas para protegerse de los costos asociados a las personas con enfermedades preexistentes", afirma Sabrina Corlette, codirectora del Centro de Reformas del Seguro Médico de la Universidad de Georgetown y experta en el mercado de seguros médicos.

Las aseguradoras que ofrecen cobertura a grandes empresas podrían imponer largos periodos de espera, antes de que los beneficios de los empleados entraran en vigor. Los planes patrocinados por las empresas no podrían discriminar a empleados individuales por su estado de salud. Pero los planes para grupos pequeños de empresas con menos de 50 empleados podrían subir los costos si un gran número de empleados de una empresa determinada tuviera estas condiciones. Esto podría hacer que algunas empresas dejaran de ofrecer la cobertura.

"La aseguradora diría: 'Bueno, como tiene tres personas con cáncer, vamos a subirle la prima drásticamente', y por tanto dificultaría que el pequeño empresario siguiera ofreciendo cobertura a sus trabajadores, porque la cobertura es sencillamente inasequible", dijo Edwin Park, profesor de investigación de la McCourt School de políticas públicas de la Universidad de Georgetown, que investiga los mercados públicos de seguros sanitarios.

Como resultado, muchas personas con enfermedades preexistentes experimentaron lo que algunos investigadores denominaron "bloqueo laboral". Las personas se sentían atrapadas en sus puestos de trabajo, porque temían no poder conseguir un seguro médico en ningún otro lugar.

Aun así, algunos conservadores consideran que la afirmación de Biden exagera el número de personas afectadas por las protecciones de Obamacare.

Incluso si se considera la definición más amplia del número de estadounidenses que viven con tales condiciones, "no hay manera de justificar que 100 millones de personas perderían la cobertura" sin las protecciones de la ACA, dijo Theo Merkel, quien fue asesor de política de salud de la administración Trump y ahora es investigador senior del Paragon Health Institute y miembro senior del Manhattan Institute for Policy Research, un grupo de expertos conservadores.

Joseph Antos, miembro senior del American Enterprise Institute, una agrupación de expertos conservadores, dijo que para llegar a 100 millones de afectados, "hay que suponer que un gran número de personas perderían la cobertura". A lo que añadió que es poco probable que eso ocurra.

Esto se debe a que la mayoría de las personas — alrededor del 55% de los estadounidenses, según datos recientes gubernamentales — reciben un seguro médico a través de sus empleadores. Como tal, están protegidos por las normas de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico, y sus planes probablemente no cambiarían, al menos a corto plazo, si desapareciera la ACA.

Las personas que pierdan su empleo, dijo Antos, serían vulnerables. 

Pero Corlette argumentó que la pérdida de las protecciones de la ACA podría hacer que los estadounidenses queden excluidos de sus planes, a medida que las aseguradoras de salud comenzaran de nuevo la suscripción médica, en el mercado individual.

Park dijo que muchas empresas también podrían verse gradualmente excluidas de sus pólizas.

"Las empresas con trabajadores de más edad y menos sanos que otros pequeños empresarios, verían aumentar sus primas", dijo Park a KFF Health News.

Además, según Park, cada vez que una persona perdiera su empleo o cambiara de trabajo, correría el riesgo de perder su seguro, volviendo a los viejos tiempos de precariedad laboral.

"Cualquier año, el número (de personas afectadas) será mucho menor que los 100 millones, pero todos esos 100 millones correrían el riesgo de ser discriminados por su condición preexistente", dijo Park.

Aunque la afirmación de Biden sobre el número de personas que se verían afectadas si esas protecciones desaparecieran parece precisa, no está claro cómo se manifestaría un retorno a la situación anterior a la ACA.

En la campaña electoral de este año, Trump ha prometido — como hizo muchas veces en el pasado — sustituir la ley por algo mejor. Pero nunca ha presentado un plan alternativo. 

Por todo lo dicho, calificamos la afirmación de Biden como Mayormente Cierta.

Lee una versión de este artículo en inglés

Suscríbete a nuestro boletín digital semanal

Nuestras fuentes

Explora el Truth-o-Meter

Más de Jacob Gardenswartz

¿Cómo el fin del Obamacare afectaría la protección de enfermedades preexistentes?