Donald Trump dice que Hillary Clinton “entregó” quinta parte del uranio de EEUU a Rusia

Trump claimed that Clinton "gave up 20 percent of America's uranium supply to Russia." Mostly False.

En un acto de campaña en Waukesha, Wisconsin, Donald Trump realizó una serie de ataques contra Hillary Clinton como Secretaria de Estado, incluyendo uno que involucra a Rusia.

Clinton "entregó el 20 por ciento del uranio de Estados Unidos a Rusia… a Rusia", dijo Trump el 28 de septiembre del 2016, dos días después de su primer debate. "¿Saben ustedes qué hace la gente con uranio, cierto? Se le llama nuclear. Veinte por ciento. Ellos no hubieran podido hacerlo sin ella".

Esa es una versión ligera y menos inflamatoria de un ataque de Trump realizado previamente.

Pero esa declaración todavía tiene problemas.

El pacto del uranio

Antes de adelantarnos demasiado –¿Los Estados Unidos le dieron una quinta parte de su uranio a Rusia? ¿Qué? El uranio es utilizado para dar energía a reactores nucleares que producen electricidad y para producir isótopos utilizados para propósitos médicos, industriales y de defensa alrededor del mundo.

En relación a la transacción aludida por Trump, involucró a la agencia nuclear rusa y Uranium One, compañía con base en Toronto, Canadá. Como reportó PolitiFact National, la agencia de energía nuclear de Rusia, que también construye armas nucleares, compró una parte de Uranium One. Esa compañía tiene minas, trituradoras y extensiones de tierra en Wyoming, Utah y otros estados de EEUU, equivalentes a más o menos el 20 por ciento de la capacidad de producción de uranio de los Estados Unidos.

Entonces, para ser claros, ese 20 por ciento es capacidad, no uranio que ha sido producido.

Además, dado que Rusia no tiene las licencias para exportar uranio afuera de los Estados Unidos, la inversión tiene más interés en los activos de Uranium One en Kazakhstan, el mayor productor de uranio en el mundo, dijeron nuestros colegas. Como lo ha reportado el New York Times, el acuerdo fue hecho en transacciones separadas desde el 2009 al 2013. El pacto convirtió  a la agencia de energía atómica de Rusia en uno de los mayores productores de uranio en el mundo y acercó al presidente ruso Vladimir Putin "a su objetivo de controlar la cadena de abastecimiento de uranio en el mundo".   

La participación de EEUU

Entonces, ¿Cuál fue el papel de Clinton?

Dado que el uranio es considerado un bien estratégico, con implicaciones en la seguridad nacional, el trato debía ser aprobado por un comité integrado por representantes de un buen número de agencias gubernamentales de EEUU.

En ese entonces, los Estados Unidos buscaban "reiniciar" su relación con Rusia y trataban de obtener el respaldo del Kremlin en el acuerdo nuclear con Irán.

El tema de seguridad nacional en juego en el pacto de Uranium One no era principalmente sobre la proliferación de armas nucleares, reportó el New York Times, porque los Estados Unidos y Rusia por años habían cooperado en ese frente, con Rusia enviando uranio enriquecido de cabezas nucleares desmanteladas para ser utilizado en plantas nucleares de EEUU a cambio de uranio crudo.

En cambio, el pacto tenía que ver con la dependencia estadounidense en fuentes extranjeras de uranio. Mientras los Estados Unidos obtienen una quinta parte de su electricidad de plantas nucleares, solamente produce alrededor del 20 por ciento del uranio que necesita.

El reclamo de Trump

Ahora, volvamos a lo que dijo Trump.

La declaración previa de Trump sobre este tema, hecha en junio del 2016, era que el Departamento de Estado liderado por Clinton "aprobó la transferencia del 20 por ciento de la propiedad de uranio de EEUU a Rusia, al tiempo que nueve inversionistas en el trato canalizaron 145 millones de dólares a la Fundación Clinton". PolitiFact National clasificó esta aseveración como Mayormente Falsa –principalmente porque no hay evidencia de toma y daca.

En lo que toca a la aseveración actual de Trump, es exagerada.

El Departamento de Estado aprobó el trato de Uranium One, pero no lo hizo de manera unilateral. Fue una de nueve agencias gubernamentales de EEUU, además de los reguladores nucleares federales y estatales, que debieron autorizar el acuerdo. Y como ha notado el sitio FactCheck.org en un análisis de hechos, si bien ninguna de las nueve agencias pudo haber objetado el trato, solamente el presidente Barack Obama tenía el poder para vetarlo.

Aun en esa instancia, el presidente únicamente puede prohibir esas transacciones solamente con "evidencia creíble" que el "interés extranjero ejerciendo control podría tomar acción que amenace afectar la seguridad nacional".

Nuestro dictamen

Trump dice que Clinton "entregó el 20 por ciento del suministro de uranio estadounidense a Rusia".

La referencia es sobre la agencia de energía nuclear de Rusia comprando una parte de una empresa basada en Toronto, Canadá. Esa compañía tiene minas, trituradoras y extensiones de tierra en Wyoming, Utah y otros estados de EEUU equivalentes a más o menos el 20 por ciento de la capacidad de producción de uranio de los Estados Unidos (no uranio enriquecido). 

Clinton era Secretaria de Estado en esa época, pero ella no tenía el poder de aprobar o rechazar el trato. El Departamento de Estado era solamente uno de nueve agencias federales que aprobaron la transacción y solamente Obama tenía el poder de vetarla.

Por una declaración que únicamente contiene un elemento verdadero, nuestro dictamen es Mayormente Falso.